top of page

SUELTA LA TRISTEZA Y RECONOCE EL DIOS QUE HABITA EN TI


Ojos tristes solo ven la desgracia y la desdicha en todo lo que existe, pues son el reflejo de un corazón valiente que no ha terminado de sanar.


Ojos tristes ven el amor condicionado por la ira, la mentira, la desdicha, pues han olvidado la otra cara del ser: la luz y la sombra.


Ojos tristes olvidaron quiénes son, su origen, su luz.


Tus ojos ya no estarán tristes cuando reconozcas el Dios que habita en ti, cuando encuentres el camino de la comunicación divina con tu ser interior.


Háblate, cuéntate a ti mismo la verdad. Dite a ti mismo cuanto sientes haber perdido el sueño, la luz de la verdad.


Cuéntate la verdad sobre ti mismo y encontrarás la sanación de tu valiente corazón.


Háblate con amor, se honesto y atraviesa las sombras.


Detrás del dolor, la vergüenza, la venganza y toda ira se esconden tus ganas de amar la creación y de sentirte amado. Ya no necesitas luchar por amor. Solo entrégate a ser ese amor. Suelta todo aquello que te pesa, que te amarga la existencia y avanza.


Imagina que estás apunto de atravesar un puente colgante por encima de un precipicio. A medida que avanzas vas soltando el dolor, el rencor, la rabia, la codicia, el maltrato propio y ajeno, la miseria, la falta de amor. Todo va cayendo a medida que cruzas el puente y tú vas más ligero.


Atraviesas el puente y te entregas a una nueva vida de gozo y plenitud. Este verdaderamente eres tú.


Arcángel Miguel

06.12.2022



Entradas Recientes

Ver todo

LOS SUEÑOS

bottom of page